El poder de las palabras

Cinco secretos para hablar palabras orgánicas

no se mueva porque, después de la pausa hablaremos de…………………………………………….

“El calentamiento global hace estragos en el planeta” “Los últimos twits de Donald Trump”   “Balanceara en un barrio de Chicago” y “Una entrevista con el artista del momento” será que se nos casa? ………….. decía el canal de televisión.

Yo ya estaba acalambrado, atrapado, molesto, preocupado y queriendo saber mas. Para eso es mi día libre, para tirarme en el sillón y ver televisión hasta que me harte———me dijo mi amigo.

El  problema es que terminamos hablando, repitiendo y diciendo exactamente como nos informaron en la tele. Cristo dijo que: De la abundancia del corazón, habla la boca. Todos sabemos que nuestros sentidos son el canal que conduce la información del mundo exterior al cerebro y este a la vez comienza a tomar desiciones de acuerdo a esa información.  así que si mi sentido del tacto envía la información de que esta frío al ambiente, el cerebro da la orden de cubrirse, si mi sentido del gusto envía la información de que a la comida le falta sal, el cerebro envía la orden de ponerle sal. simple verdad?

igualmente pasa con los demás sentidos, ellos recogen información del mundo exterior, la envían al cerebro y este da las ordenes ejecutivas para alterar o modificar el impacto.

Pero que pasa con las palabras? las palabras son expresiones de información enviada por nuestros sentidos al cerebro, algunas veces las analizamos, la mayoría de las veces no. las palabras son una especie de megáfono o bocina que hacen al cerebro reaccionar con mas prontitud y “certeza”. (note la palabra certeza entre comillas, para enfatizar que a veces actuamos no con tanta certeza)

Con nuestras palabras  podemos encender un bosque, bajar la luna y las estrellas, describir hechos sangrientos, inventar una calumnia, darle vida a algunos muerto, cantar alguna tragedia, testificar ante un tribunal, llevar serenata a la persona amada y desatar una guerra nuclear.

Aqui le dejo con cinco principios que debe cultivar para edificar con su palabras.

  1. Renuncie al club de los cortavenas. 

Si usted comienza a llenar su mente con canciones de despecho, y novelas de desamor y traiciones, seguro que este terminara viviendo su propio drama.  Usted lleno su corazón de esas historias, su subconsciente no distingue entre la realidad y la ficción, su boca comenzó a hablar de esas apasionantes historias o a cantar esas tristes canciones y finalmente usted se ve rodeado de lo mismo.

la biblia aconseja: que llenemos nuestros labios de Justicia y alabanza a nuestro Dios.

2.  Hable palabras sazonadas.

Ser tardos para hablar, tardos para enojarse y usar la prudencia antes de pronunciar palabras es la recomendación. las palabras no se las lleva el viento, sino que una vez que salen de nuestra boca es imposible regresarlas y producen efectos.  Intenta decir palabras agradables, dulces, especiales, y decorosas siempre y Misra como iluminas los rostros de las personas que te rodean, pero ademas tu propia vida se llenara de luz.

3.  Evite el departamento de quejas

Tal parece que lo que mas rating le da a los medios de comunicación masivos son las criticas, las quejas y el sacarle los trapitos a medio mundo. el problema es cuando se vuelve un estilo de vida y nuestro inconsciente nos comienza a pintar la vida de color gris. llega el momento que no disfrutamos de nada ni de nadie. por eso haga suyo este lema: “Quejarse no, agradecer si”

4. Dígale adios a la exageración.

todos los paises, ciudades y pueblos tienen problemas. es normal, de pronto falla el sistema de electricidad, luego la bomba de la ciudad o el sistema de educación sufre un mal manejo, etc. es normal. vivimos en un mundo imperfecto, dejemos de exagerar las cosas, porque en el hacerlo estamos enviándonos un mensaje erróneo y por lo tanto esteremos actuando y viviendo en una mentira.

5.  Sea analítico

si le gusta ver las noticias no se “case” con un solo comentarista. No les de a los medios el poder de la infalibilidad, pues ellos, muchas veces se equivocan o se dejan sobornar por intereses externos. pasa lo mismo con los boleros, escritores de libros, conferencistas, profesores, etc. Lee mucho, forma tu propio criterio y después opina.

Conclusion. 

El rey david hacia una oración a Dios: sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón.  sin duda que si aprendemos a meditar en lo que hemos de hablar, nuestras palabras tendrán un impacto mas saludable y orgánico en nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s