Cuando una puerta se cierra

building door entrance exit
Photo by Pixabay on Pexels.com

Sueños frustrados, deseos de venganza y dolores físicos por todo el cuerpo además de miles de preguntas sin respuesta fueron las que experimentaba aquel verano caliente, un joven soñador; Mientras escuchaba la carreta alejarse lentamente, cada vez mas distante de sus seres queridos. ¿Por que Dios permite esto? ¿Que hice para que mis hermanos me odiaran de tal manera? ¿Donde están todas las promesas recibidas de parte de Dios? ¿Cual es el plan? ¿A donde voy ahora?  Al mismo tiempo que la risa y algarabía de sus nuevos amos taladraba su cerebro

En el transcurrir de los años nuevas puertas se cerrarían en su cara interrumpiendo completamente el programa que el se había trazado. Una mujer lo acuso falsamente y se cerro la puerta de la comodidad y la seguridad económica, pasando en una misma tarde de ser el administrador principal de una gran hacienda a ser un preso abandonado en unas obscura y fría prisión. Mas tarde cuando el vio una pequeña puerta abierta para salir de aquella prisión a través de interpretar los sueños de dos altos funcionarios, mas estos al ver sus libertad realizada se olvidaron de nuestro amigo dejándolo abandonado en aquel lúgubre lugar, viviendo como un preso mas.

¿Que difícil es trazarnos planes y verlos morir aun antes de nacer?! ¡Cuanta energía negativa se genera cuando no experimentamos el éxito deseado! ¿Como mantenernos con una actitud positiva cuando una y otra vez la muralla se levanta frente a nosotros impidiéndonos lograr la meta? Sin embargo, todos sabemos el final de la historia de José, narrado en las paginas del Génesis, en la Biblia. Un día José interpretó un sueno del Faraón y este lo hayo tan sabio y prudente que lo hizo segundo en todo el imperio egipcio ayudando así a cumplir el gran propósito divino planeado para la familia de José.

Recuerdo en este momento a otro joven hebreo el cual tuvo la desdicha de ver todas las puertas cerradas y sus sueños personales hacerse añicos ante la realidad de la vida. Pues resulta que cuando el aun era muy joven un poderoso ejercito imperial tomo cautiva la ciudad, mato a los hijos del rey ante su propia presencia, luego le sacaron los ojos y lo llevaron encadenado junto con todos sus súbditos y sus tesoros hasta la ciudad capital. Este joven por pertenecer a las familias de los ricos, sabios y nobles También fue a parar, en contra de su voluntad, en una ciudad y cultura totalmente desconocida para el. Me puedo imaginar toda la rabia, el dolor, la desesperación y la angustia que debe haber experimentado este jovencito. Estoy Seguro de que vivió noches en vela, experimentó el hambre y el frio y sintió las caricias de la depresión atormentándole.

Un día parecía que las puertas de la oportunidad se abrían de para en para para el sin embargo el Emperador tuvo una brillante idea: hacerse una gran estatua y mandar que todos la adorararan, sin embargo, este joven se negó a hacerlo por causa de sus convicciones religiosas. Esta decisión le cerro las puertas de un asenso político y le condeno a la puerta de un horno de fuego, esa era la única puerta que se abría para el, un horno calentado siete veces mas de lo normal de tal manera que aun los que vinieron a cumplir con la tarea de empujarlos, salieron perjudicados. La narración bíblica nos dice que el fuego no ardió en sus cuerpos y que cuando el Rey se asomo a ver que pasaba vio un personaje extra que se paseaba entre las llamas, y este era semejante al hijo del hombre. Mas tarde otra puerta se le vuelve a cerrar en su propia cara, ahora es otro reinado y el esta colaborando con la alta diplomacia, parece que los días aciagos han quedado atrás y que la vida le sonríe, pero hay un grupo que esta tramando desaparecerlo e inventan una formula: hacen que se firme un edicto real para que en cierto periodo de tiempo nadie invoque a otro dios que no sea el emperador. La trampa estaba puesta y nuestro experimentado amigo cayo en ella, pues hacienda caso omiso al decreto real abrió las ventanas de su habitación y se postro hacia la ciudad santa para orar como solía. Evidencia suficiente para forzar al monarca a cumplir el decreto y en contra de su voluntad ordena que quien se ha atrevido a desafiar su mandato sea arrojado en un foso lleno de leones hambrientos. Que momentos mas difíciles debe de haber pasado el sentenciado. Por server a su Dios, se cierra la puerta del éxito y se abre la de la ignominia. ¿Que paso? ¿No que Dios honra a los que le honran? ¿Donde esta el Dios que hace retroceder a nuestros enemigos? Hay banquete en la casa del impío, mientras que un hijo honesto espera para ser devorado.

Y el tercer ejemplo que puedo recordar ahora es el de unos Valientes predicadores del evangelio quienes después de ser advertidos de que no hablen mas en el nombre de Jesús y no obedecer la orden, son apresados, encarcelados, azotados y puestos en un calabozo amarrados a un cepo y custodiados por un grupo de soldados. ¿Tan peligrosos eran? Pero en vez de que estos predicadores se pusieran a cuestionar el cuidado y la fidelidad divina, dice la historia que alababan a Dios de tal manera que se produjo un terremoto, cayeron las cadenas, se abrieron las puertas y los soldados y los presos que allí estaban cayeron de rodillas implorando misericordia y dirección. La historia termina con un gran avivamiento.

Si una puerta se te ha cerrado, entiende que no por so se acabo el programa de Dios para tu vida. Dios esta obrando, permanece fiel confiando y creyendo en que al final se cumplirá su propósito.

Cuando se te cierre una puerta no te desesperes, ni maldigas ni cuestiones antes prepárate para recibir una gran intervención divina. El fuego no ardera en ti y los leones se volverán gatitos mansos ante la majestuosidad y el señorío del Dios al cual sirves.

Cuando una puerta se te cierre solo alaba y entiende que no hay cárcel, cadena, candado o soldado armado que pueda prevalecer ante el Dios todopoderoso que pelea por los suyos.

Los contratiempos son muy desagradables, a todos nos gusta transitar libremente por la carretera de la vida, sin baches que nos hagan sobresaltarnos de nuestros asientos, la vida cómoda es nuestra meta y cuando no lo logramos tendemos a cuestionar a reclamar y hasta a veces a maldecir, simplemente porque la puerta se cerro.

Que Dios nos ayuda a poner una nota de alabanza en nuestra boca, cuando veamos una puerta cerrarse. Espera en Dios porque aun has de alabarle.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s