Templolatria?

gray concrete church under blue sky
Photo by Nextvoyage on Pexels.com

 

El templo sirvió para desafiar al hijo de Dios a tirarse desde el pináculo he invocar la protección divina prometida en su palabra.

 

El templo era el orgullo nacional de los Israelitas y símbolo de la vida religiosa

 

El templo fue el lugar donde Jesús se le perdió a sus padres siendo aun adolecente y lo encontraron sentado en el templo discutiendo con los maestros de la ley.

 

Jesús profetizo que no quedaría del el templo, Piedra sobre Piedra y se cumplió literalmente.

 

Es raro, pero sucede, que tendemos a enfocarnos en lo material, y hasta llegamos a adorarlo, olvidándonos de lo spiritual y de las lecciones eternas que debemos aprender de los símbolos religiosos. El templo era un símbolo religioso, nada mas, con muchas alegorías, tipos y parábolas espirituales escondidas en cada una de sus partes, si. Sin pasar a nada mas.

 

El pueblo no lo entendió y tuvieron que pasar 70 anos después de la muerte de Cristo, el historiador judío Flavio Josefo lo registra: el general Romano Tito invadió Jerusalén e incendiaron el templo y para apoderarse del oro que había el cual con el fuego se derritió, tuvieron que remover cada piedra, conforme a la profecía que había sido dada.

 

Desde el punto de vista humano, para los judíos, tener un templo representaba gloria, riqueza y poder, además de que pensaban que el poder del Dios Todopoderoso estaba con ellos. de igual forma en los periodos donde no estaba el templo erigido, el mensaje era de derrota, tristeza y desolación. Y por supuesto se preguntaban; ¿Donde esta el Dios de Israel?

 

Los cristianos no hemos sido inmunes a tal pensamiento, aunque los primeros trecientos anos del cristianismo, no se preciso de templos, ni de pulpitos, ni de bancas, ni de coros monumentales para expandir las buenas nuevas, una vez que recibimos la aprobación imperial para usar templos, entramos en ellos, los construimos, los reconstruimos y hasta los presumimos y adoramos como joyas arquitectónicas y símbolos de riqueza, poder y favor divinos.

 

Hoy estamos sorprendidos y reaccionamos ante una orden gubernamental. Por causa de la pandemia mundial, nadie puede reunirse en multitudes ni aun en los templos, ni aun con fines religiosos. Se han dado noticias de quienes han desafiado dicha ordenanza y han sido arrestados, encarcelados y multados por tal desacato. Algunos lloran, y añoran regresar a sus reuniones cotidianas en los templos.

 

No se en que momento nos volvimos templolatras, centrípetos, y egoístas. Pero nos causaba hasta risa ver a los hermanos que defendían su banca en el santuario, y se peleaban por tocar un instrumento musical o por participar en algún ministerio dentro de la congregación. Todo eso dentro de el templo. Hasta peleábamos y nos endeudábamos con tal de presumir el templo mas hermoso.

 

Con esta cuarentena nos hemos dado cuenta de que:

 

  1. Dios no nos mando a construir templos, sino a hacer discípulos.

Realmente estábamos desenfocados y no lo sabíamos. Por tanto, ID y haced discípulos a todas las etnias, fue la orden. Una orden que es para todos los creyentes, de hecho, una regla que debe aplicarse para todo aquel que se dice seguidor de Cristo. No nos fijemos que tan bello canta, o cuanta elocuencia tiene o con que eficacia administra, sino a cuantos esta discipulando. Si no tiene discípulos, no es un seguidor obediente del Maestro.

  1. La presencia divina se manifiesta entre los que le invocan de corazón, en cualquier parte del universo, incluyendo nuestras casas. Aproveche este espacio y véalo como un retiro spiritual, familiar y personal. Busque su presencia, ciertamente Dios esta cerca de los que le invocan de todo corazón, los que le invocan de veras. Búscalo y lo encontraras, invócale y te responderá.
  2. Es un gozo reunirnos en familia y adorar a Dios, compartiendo los sagrados alimentos y honrando a nuestro Dios con humildad y sencillez de corazón. Verdaderamente muchas familias se están reencontrando en este tiempo, ya que por el ritmo de vida que estaban llevando, las casas servían solo como hotel para llegar a dormir y bañarse. Ahora hay tiempo. Disfruten juntos, adoren
  3. Con la ayuda de su Espíritu Santo podemos leer e interpretar la Palabra de Dios extrayendo de ella grandes verdades que nos bendicen y transforman. Lea la Biblia y deje que Dios le hable a través de ella, escriba las lecciones aprendidas y tome la decisión firme de obedecer y accionar en base a lo descubierto.
  4. Cada casa puede ser un santuario, cada persona un evangelista, y cada familia una Fuente de bendición. En este tiempo difícil, hábleles a sus vecinos de Cristo, cante alabanzas a todo pulmón, mande textos con la palabra de Dios y establezca una comunicación virtual con sus amigos acerca de lo que ellos entienden del mismo pasaje, pidiendo la dirección y la gracia del Espíritu Santo.

 

Dios tenga misericordia de todos nosotros y que en esta contingencia nos permita salir fortalecidos con su presencia y su palabra.

Dios consuele los corazones de aquellos que perderán un ser querido.

Toda la honra, la gloria y la alabanza sean para nuestro Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s