Lo primero es predicar

¡Persiganlos! !Arrástrenlos! !Despójenlos! Había sido la orden de las autoridades. Algunos fueron encarcelados y otros muertos. No existía autoridad ni gobierno que los pudiera salvar. Solo el retractarse de su fe en Jesús, los devolvería a la normalidad. Pero ellos no dieron un paso atrás, sino que sufrieron con gozo los vituperios y el escarnio.

El capítulo cuatro del libro de los Hechos da fe de lo que sucedía entre los Cristianos, habiendo sido azotados se les había encomiado a no hablar más en el nombre del Señor Jesús.

Acts 4:23–25 (RVR60):

23Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho.

24Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;

Acts 4:29–30 (RVR60):

29Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,

30mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.

1. Ellos oraron desde la plataforma correcta.

a)mirando a un Dios soberano

b)mirando a un Señor

C)mirando a El creador de todas las cosas.

Al Dios que ellos estaban orando no era la deidad pagana que solo tenía control sobre algunos aspectos de la creación, sino que es el Soberano Señor de todo. Creador y Sustentador.

La Biblia dice que el quita y pone a reyes.

Que el es el dueño del oro y de la plata

Que todo lo que existe le pertenece

Que no hay nadie que pueda cuestionar lo que hace.

A ese Dios se dirigen ellos y es el Dios en el que debemos creer, al cual también debemos clamar. Nuestro Dios no conoce derrota o imposible.

2. Ellos oraron por fuerzas para predicar la palabra con denuedo.

Una orden quedó bien clara en la mente de los discípulos: ellos debían llenar el mundo con el mensaje de las buenas nuevas de salvación. Y este era el único objetivo que tenían. Predicar con denuedo el mensaje De Dios. No pedían coches del año, ni casas artesonadas, ni joyas, ni siquiera seguridad. Pedían fuerzas para predicar. En medio de la mortandad que produce la violencia, el miedo que producen las pandemias y la desconfianza que generan los malos gobiernos, la iglesia de Cristo solo tiene un mensaje y un objetivo: !CRISTO ES LA RESPUESTA!

3. Ellos oraron por que Dios se glorificará mientras predicaban la palabra.

a) Pidieron sanidades

b) Pidieron señales

c) Pidieron prodigios

Las señales divinas siempre siguen a la predicación de la palabra. Ellos necesitaban que mientras se predica la palabra; Dios sane, haga señales y milagros prodigiosos. El evangelio siempre será acompañado por magníficos testimonios del poder y la provisión De Dios. Aquí está un secreto importante. Enfoquémonos en predicar al Dios Omnipresente, omnipotente y omnisciente. Lo demás lo hará El.

El té librara del lazo del cazador, con sus plumas te cubrirá para que tu pie no tropiece en piedra………..

La respuesta De Dios fue absoluta. El lugar donde estaban congregados tembló.

Hoy y siempre será lo mismo:En tiempos de guerra, hambre, escasez, pestes o terremotos. Cuando el pueblo De Dios deja de pedir para sus deleites y solo pide fuerza para proclamar el evangelio. Las puertas del infierno serán sacudidas una y otra vez.

Pueblo De Dios es tiempo de orar. El Dios de los milagros, de las señales, las maravillas y sanidades, sigue vivo. Es hora de que el manifieste su poder. Goliat debe caer y su cabeza ha de adornar nuestro armario. Exaltando al único y soberano Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s